La CIRBE muestra la deuda bancaria de la empresa, y es una herramienta de consulta de riesgos para entidades de financiación y que analiza tres grandes grupos de información:

Financiación de corto plazo

Se trata de la financiación de circulante que la empresa mantiene con la banca, dividida en:

• Riesgo comercial: Incluye todo el papel comercial descontado bajo una línea de descuento, ya sean recibos o adeudos sepa, pagarés, letras de cambio u otros.

Esta cifra se compara con las ventas de la empresa para determinar qué necesidades de anticipo está cubriendo. La alarma salta cuando hay incoherencias con el plazo de cobro medio,

• Riesgo financiero a corto plazo: Aquí se engloban: la póliza de crédito, financiación de importaciones o exportaciones (pre y post), el anticipo de facturas, el confirming y el confirming pronto pago, es decir, toda aquella financiación de corto plazo sin papel comercial como colateral.

• Riesgo de factoring: Se trata de todas aquellas obligaciones que la empresa debe asumir como consecuencia del pago de facturas a través de factoring.

• Riesgo de firma: incluye líneas de avales y créditos documentarios.

No genera Servicio a la Deuda y no perjudica directamente al fondo de maniobra de la empresa.

De los puntos anteriores, hay que analizar:

El dispuesto: Es decir, la cifra que la empresa tiene efectivamente utilizada para financiarse.

• El disponible: Es decir, la suma de la parte no utilizada de todas estas líneas de financiación a corto plazo.

• % de disponible sobre toda la deuda: Este porcentaje no debería ser inferior al 20%. Es una medida de la capacidad de la empresa a reaccionar ante un cambio en su entorno en el rabioso corto plazo.

• Necesidades Operativas de Fondo de Maniobra (NOFM), Fondo de Maniobra (FM) y Financiación a corto plazo: Las NOFM se definen como el Fondo de Maniobra que la empresa necesita según su estructura de cuenta de resultados y sus plazos de cobro, pago y existencias (plazo de flujo de caja). Todo aquello que la empresa necesite por encima de su FM real, lo debe financiar con deuda a corto plazo.

La fórmula de las NOFM se define como:

(Aprovisionamientos x Plazo Medio Flujo de Caja) + (Gastos de Explotación x Plazo medio de cobro) / 365

Financiación de largo plazo

Se trata de préstamos y leasings que la empresa mantiene con su pool de bancos.

En este apartado se contabiliza la deuda viva, por lo que es una cifra que se va reduciendo mes a mes si la empresa la amortiza con normalidad.

De este apartado la entidad puede hacer una estimación, con mayor o menor precisión, de las cuotas anuales que la empresa debe asumir por su deuda, lo que se conoce como servicio a la deuda, y esta cifra no debe superar el cash flow de la empresa

Riesgo Indirecto

Se trata de todas aquellas operaciones de crédito que la empresa en cuestión está avalando a terceros y por las que responde en caso de impago de su titular.