En un momento como el actual en el que, entre otros muchos factores, la crisis económica esta derivando en la reestructuración de muchas empresas, es importante conocer mecanismos que agilizan el traspaso de liquidez entre las empresas del grupo, dando seguridad jurídica al mismo.

¿Qué son las comfort letter?
Se trata de un documento que emite la sociedad matriz a una entidad financiera para que ésta ultima conceda un crédito a la sociedad filial, es un compromiso por parte de la sociedad matriz de apoyar financieramente a la filial en caso de impago a la entidad financiera. También se conocen como cartas de patrocinio.

¿Dónde podemos encontrar su regulación?
En ninguna parte, hasta el momento no están reguladas en la legislación española. A raíz de su uso en la práctica mercantil y financiera la doctrina y la jurisprudencia han ido desarrollando lo que serian sus elementos esenciales y la tipología de las mismas.

¿Qué tipos de comfort letters existen?
En la práctica encontramos dos tipologías; cartas débiles y cartas fuertes.

– Cartas débiles: son aquellas en las que la matriz únicamente expresa al a entidad financiera la solvencia de las actividades de la sociedad filial, sin que por ello asuma obligaciones de responden en caso de impago. Esto tiene sentido cuando se trata de un grupo arraigado en el mercado o con muy buenos resultados a nivel global, que decide aperturarse en un nuevo mercado, esto es, en otro país. Para que las entidades financieras de dicho país otorguen créditos y financien la actividad de la filial, la sociedad matriz manifiesta su confianza en los buenos resultados de la misma. Sin embargo, hay que recalcar que esto no implica que, en caso de impago por la filial, la entidad financiera pueda dirigirse a la matriz para saldar su deuda.

– Cartas fuertes: son aquellas en las que, en contraposición a las débiles, sí se asumen obligaciones por parte de la sociedad matriz. Estas obligaciones pueden ser de diferentes tipos:

o Obligación de mantenimiento en el órgano de administración de la filial
o Obligación de mantenimiento en el capital social de la filial
o Obligación de prestar apoyo financiero (aportando fondos para la asunción de las deudas)
o Otro tipo de garantías adicionales.

¿Cómo sabemos si estamos ante una carta débil o fuerte?
Todas se presumirán como “cartas débiles” excepto que:

– La intención de obligarse en cualquier de las tipologías mencionadas debe ser clara e inequívocas.
– La emisión de la comfort letter tiene que haber sido factor decisivo para la concesión del crédito a la sociedad filial.
– Es necesario que la sociedad matriz tenga, no solo la mayor parte del capital social de la filial sino el control de la organización del grupo empresarial en sí.

¿Qué ocurre en el caso de impago por parte de la sociedad filial?
Si lo que se ha emitido se entiende como comfort letter fuerte, la sociedad matriz deberá asumir las obligaciones financieras de la filial, de lo contrario, la entidad financiera podrá ejercitar la acción correspondiente de manera directa contra ella, reclamando las cantidad debidas.

¿Qué implicaciones tiene esta responsabilidad en la práctica?
El hecho de que la sociedad matriz asuma las obligaciones de la sociedad filial en ultima instancia va a llevar aparejado el control sobre las actividades que desarrolla la sociedad filial.