¿Qué beneficios tiene la solicitud de concurso de acreedores?

Permite la paralización de:

  • Acciones individuales de cobro de los acreedores
  • Apremios administrativos o tributarios
  • Ejecuciones hipotecarias
  • Suspensión del devengo de intereses.
  • Posibilidad de llegar a un convenio de acreedores, con quitas y esperas de las deudas.

En suma, permite que el deudor pueda tener un plazo en el que intentar llegar a soluciones con sus acreedores, sin tener la presión de las acciones ejecutivas. Permite paliar los efectos negativos de la falta de solvencia de una empresa, de manera que le permite una oportunidad de continuidad, incluso aunque los acreedores sufran mermas en sus condiciones de cobro.

¿Cuándo tiene el deudor obligación de solicitar el concurso?

Desde que conoce o hubiera podido conocer su situación de insolvencia, el deudor tiene un plazo de dos meses para solicitarlo. En su defecto, podrían derivase responsabilidades, tales como sanciones, derivación de deudas al patrimonio personal de los administradores sociales e incapacidad para ejercer el cargo de dos a quince años.

¿Cuándo se entiende que se está en situación de insolvencia y por tanto se debe solicitar concurso?

Cuando no se pueda atender regularmente a las obligaciones de pago, y, se presume, que siempre en los siguientes supuestos:

  • El sobreseimiento general en el pago corriente de sus obligaciones.
  • La existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de una manera general a su patrimonio.
  • El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes.
  • El incumplimiento generalizado de obligaciones de alguna de las clases siguientes:
    1. Las de pago de obligaciones tributarias exigibles correspondientes a los tres meses anteriores a la solicitud de concurso
    2. Las de pago de cuotas de la Seguridad Social, y demás conceptos de recaudación conjunta durante el mismo período.
  • Las de pago de salarios e indemnizaciones y demás retribuciones derivadas de las relaciones de trabajo correspondientes a las tres últimas mensualidades.

¿Puede solicitar el concurso un acreedor?

Sí, en este caso será un concurso necesario. Las ventajas para el acreedor son:

  • Un 25% de su crédito pasa a ser privilegiado.
  • Los gastos procesales de su solicitud pasan a ser créditos contra la masa.

¿Qué consecuencias tiene para el deudor un concurso necesario?

  • Posibilidad de que se suspendan sus facultados en favor de la administración concursal.
  • Presunción de culpabilidad en el trámite de calificación del concurso.
  • Posibilidad de aplicación de medidas cautelares por parte del juez.

¿Qué se exige para la presentación de dicha solicitud?

Se deberá aportar una serie de documentación ante del Juzgado Mercantil competente, quien deberá aceptarla. Para ello debe cumplir una serie de formalidades y requisitos legales, por eso es tan importante la realización por parte de un experto en la materia.

¿Qué pasa una vez aceptada a trámite?

El juez procede a nombrar un administrador concursal, en el caso de aquellos concursos abreviados, o tres en el caso de concursos ordinarios.

¿Cuáles son las funciones de los administradores concursales?

Son los que llevan la gestión y administración del deudor, dado que el juez, en los concursos voluntarios, acordará la intervención y en algunos casos la sustitución del deudor, a los efectos de comprobar el estado del patrimonio y la solvencia del deudor, ya sea empresa o persona física.

Cuando transcurren los dos primeros meses desde la admisión a trámite del concurso, el administrador concursal debe presentar un informe de la situación del concursado, indicando cómo se encuentra su estado de insolvencia, la relación de los acreedores en ese momento y la composición de su patrimonio.

¿Estar en concurso implica la paralización de la actividad empresarial?

No, la empresa en concurso podrá seguir con su actividad, simplemente que, al estar intervenida por el administrador concursal, determinados actos deberán estar autorizados por el mismo.

¿Qué opciones tiene el deudor concursado?

La legislación concursal permite varias salidas según cual sea la situación del deudor:

  • Convenio de acreedores: en caso de viabilidad empresarial, se puede llegar a acuerdos con los acreedores, en forma de quitas o esperas, elaborando un plan de viabilidad y de pagos. Se requiere que la mayoría de los acreedores acepte estas medidas de refinanciación y el juez lo ratifique. De ser así se levantará la intervención de los administradores concursales y la empresa podrá continuar su actividad mercantil cumpliendo con lo previsto en el convenio.
  • Liquidación de la empresa: en el caso de no llegar a acuerdo con los administradores, o incluso habiendo realizado convenio, éste no se pueda cumplir, la administración concursal procederá a la liquidación de la empresa.

¿Cómo se liquida el patrimonio del concursado?

Prioritariamente debe intentar enajenarse por unidades productivas o ramas de actividad completas. Se hará en un primer momento por subasta pública, y en caso de quedar desierta, por enajenación directa.

¿Qué es la masa activa y la masa pasiva?

La masa activa se compone de los bienes y derechos de patrimonio del deudor.

La masa pasiva es el conjunto de deudas previas a la declaración de concurso.

¿Qué son los créditos contra la masa?

Son aquellos créditos posteriores a la declaración de concurso, necesarios para financiarlo.

¿Qué trámites debe realizar un acreedor cuyo deudor se declara en concurso?

Una vez se publica en el BOE el auto de declaración de concurso, el acreedor debe comunicar sus créditos por medio de comunicación escrita al Juzgado Mercantil competente en el plazo de un mes. De esta manera, el administrador concursal podrá incluirlo en la relación de acreedores que debe preparar. Si no lo comunica en plazo, el crédito pasará a ser subordinado, dificultando así el cobro del mismo. De todas formas, la administración concursal se dirigirá individualizadamente a cada uno de los acreedores para informarles de la declaración de concurso, así como de su deber de comunicar los créditos.

¿Qué pasa si la administración concursal no incluye el crédito de un acreedor o éste es erróneo en la lista de acreedores?

Dicho acreedor deberá impugnar la lista mediante incidente concursal, con asistencia de abogado y procurador.

¿Qué tipos de calificación puede tener un concurso?

Fortuita y culpable. Solamente es competente el juez para dictaminarlo y no es vinculante para la jurisdicción penal.