Nuestro departamento financiero lleva días revisando las líneas de actuación para permitir a nuestros clientes afrontar la situación provocada por el covid-19 y su consecuencia tanto a corto como medio plazo. https://www.exelade.com/consultoria/reestructuraciones/

Hemos fortalecido los acuerdos actuales con diferentes partners y estamos a vuestra disposición para afrontar los retos que sin duda vamos a tener que hacer frente.

Por ello, hemos preparada pequeña guía relacionada con la que debe ser prioritaria estos días, “la caja”.

La caja es sagrada

Si nos equivocamos con la caja, sino la optimizamos, podemos encontrarnos con problemas muy graves dentro del negocio.

Debido a la crisis del covd-19, la tesorería va a sufrir y esto va a afectar a todos los departamentos de la empresa. Ya estamos viendo:

  1. un volumen enorme de procedimientos de reestructuración del empleo vía ERTE y EREs ,
  2. en las próximas semanas se espera una disminución de ingresos y aumentos de impagados
  3. El circulante de la empresa va a sufrir y por tanto debemos disponer de un importante colchón de recursos.
  4. Problemas jurídicos por aplicación de ruptura en contratos

¿Qué debemos revisar?

  1. Revisar la liquidez y analizar si las necesidades previstas pueden llevar a bloquear saldos de líneas disponibles
  2. Gestión del riesgo de cambio. La volatilidad de los tipos de cambio y s cobertura debe revisarse
  3. Estrategia de financiación: Analizar si los niveles de deuda actuales son sostenibles, y analizar si el negocio es capaz de generar la caja suficiente pata atender el pago de la deuda.
  4. ¿podemos recalendarizar la amortización, de negociar carencias o pactos de espera o de refinanciar el pasivo bancario actual?
  5. ¿necesitamos dinero nuevo, ya sea con proveedores de financiación alternativa o acogiéndonos a las ayudas y líneas de financiación extraordinarias puestas en marcha por las autoridades para hacer frente al Covid-19?
  6. Los riesgos comerciales para adaptar las políticas de inversión y crédito como desde una óptica de diversidad de nuestras fuentes de financiación.

¿Por dónde empezamos?

  1. Es prioritario acometer un diagnóstico actualizando las previsiones de tesorería y por contemplar los distintos escenarios, dentro de un análisis de sensibilidad.
  2. Luego tenemos que poner en marcha un plan con las acciones que generan liquidez de forma inmediata sobre nuestra base de recursos actuales (ej: medidas aprobadas por el Gobierno)
  3. Finalmente, tendremos que llevar a cabo los planes de comunicación internos y externos apropiados, establecer mecanismos reforzados de seguimiento y control de nuestra tesorería y actualizar y retroalimentar nuestra estrategia, según vayan sucediendo los acontecimientos.