Posible afectación al sector de instaladores de luz, agua y gas tras el planteamiento del ministerio de trabajo de una nueva regulación de la subcontratación

 La reforma de la subcontratación que plantea el Gobierno, y que está negociando con los representantes de las empresas y los sindicatos ha tenido un rechazo unánime.  A continuación, desarrollamos las causas que provocan esta postura contraria al cambio propuesto.

¿Cuáles son las causas principales de rechazo de la reforma en la subcontratación?

La causa principal es porque puede suponer un muy alto incremento de los costes laborales.

En segundo lugar, porque pone en peligro el proceso de descentralización de actividades con el que trabajan la mayoría de las empresas.

Se pone en peligro el proceso de subcontratación y con ello un número muy importante de empleos.

¿Qué cambios se podrían producir con respecto a la regulación actual?

El Gobierno plantea entre otras cosas, cambios significativos en este modelo de actividad y que está regulado en el Estatuto de los Trabajadores en su artículo 42.

La empresa principal puede verse obligada a integrar en la plantilla y en nómina a los autónomos con los que colabora, ya sean los conocidos autónomos dependientes de una sola empresa principal, o a empleados de otras empresas subcontratadas.

En general podría tener que integrar a todos aquellos trabajadores/colaboradores que pueden considerarse dentro de la actividad central, o de la propia actividad de la empresa principal.

En el caso del sector de instalaciones de luz, agua y gas, es una de las actividades más afectadas donde encontramos el paradigma más claro de la subcontratación, y donde la empresa principal puede verse obligada a absorber a los trabajadores de las empresas subcontratistas o autónomos.

La segunda razón por la que la reforma de la subcontratación puede encarecer los costes laborales de las empresas, es el obligar a que los trabajadores de la pequeña y mediana empresa que desarrolla una segunda actividad tengan las mismas condiciones que la principal en cuanto a derechos salariales y derechos que los empleados de la empresa más grande, salvo que su convenio tenga condiciones más favorables y ventajosas.

¿Qué manifiestan los representantes de la patronal?

Los representantes de las empresas señalan que no sería posible que las compañías principales pudieran absorber todo el empleo que generan estas empresas subcontratadas y máxime el actual contexto de desaceleración económica.

El Gobierno según la patronal, pretende romper el proceso de descentralización de la actividad económica, y que las grandes empresas no se van a arriesgar a abrir nuevas líneas de negocio y subcontratar actividad, si les obligan a absorber a los trabajadores que no tenía.