Muchos empresarios han recibido prestaciones y ayudas destinadas a reforzar la solvencia o a paliar los efectos económicos de la pandemia. Estas prestaciones son ingresos del empresario y por consiguiente es esencial conocer sus implicaciones fiscales dado que esos rendimientos pueden estar sujetos a tributación por IRPF.

La campaña de la renta de 2020 se inició el 7 de abril y finaliza el 30 de junio por lo que es esencial tener en consideración la información que detallamos a continuación de cara a realizar correctamente la declaración. 

¿Qué subvenciones se declaran en IRPF?

La norma distingue los tipos de subvenciones según el destino de la ayuda, declarándose en el IRPF en función de la calificación del ingreso, y según detalla:

  • Rendimientos de actividades económicas.
  • Rendimientos del trabajo.
  • Ganancia o pérdida patrimonial.

¿Cómo tributan las prestaciones recibidas por cese de actividad?

En concepto de cese de actividad ha habido dos prestaciones diferenciadas para autónomos.

En primer lugar, en el marco de la Seguridad Social se aprobaron prestaciones extraordinarias para aquellos autónomos que tuvieron que cesar la actividad o que vieron reducidos sus ingresos en un 75%. Este tipo de prestación es considerada para los autónomos como la prestación por desempleo, cuya tributación es en concepto de rendimientos del trabajo por mucho que este ejerza actividades económicas.

Lo ventajoso de que tribute como rendimientos del trabajo es que a su vez se puede deducir como gasto la cantidad fija de 2.000€. Otro punto a favor es que si los rendimientos son inferiores a los 16.825€ es de aplicación la reducción de hasta 5.565€ (aunque para que la reducción mencionada sea de aplicación, se debe tener en cuenta que las rentas distintas a las del trabajo deben ser inferiores a 6.500€)

En segundo lugar, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) ofreció la ayuda por exención en el pago de las cuotas de autónomos. En este caso, o tiene efecto en el IRPF, dado que no computa como un ingreso.

¿Cómo tributan las subvenciones y ayudas?

Anteriormente se han considerado las prestaciones prestadas por la Seguridad Social cuyo tratamiento es como rendimientos del trabajo. El caso de las ayudas brindadas por el Estado o por las Comunidades Autónomas tiene un tratamiento distinto ya que son consideradas como rendimientos de actividades económicas y por consiguiente debe tributar en ese concepto.

Aunque los beneficiarios sean personas físicas los criterios indican que debe imputarse como un ingreso dado que la finalidad es compensar la caída de ingresos. Se trataría del mismo caso cuando la subvención fuera destinada a la adquisición de un activo, y su ingreso debe imputarse de forma proporcional en los años que se amorticen las inversiones subvencionadas

¿Qué rentas están exentas del IRPF?

La Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio define las rentas exentas, es decir, aquellas que no están sujetas a tributar en el Impuesto de la Renta de Personas Físicas.

“Estarán exentas las siguientes rentas:

(…)

e) Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador (…)

f) Las prestaciones reconocidas al contribuyente por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.

g) Las pensiones por inutilidad o incapacidad permanente del régimen de clases pasivas, siempre que la lesión o enfermedad que hubiera sido causa de aquéllas inhabilitara por completo al perceptor de la pensión para toda profesión u oficio.

h) Las prestaciones por maternidad o paternidad y las familiares no contributivas reguladas (…)

i) Las prestaciones económicas percibidas de instituciones públicas con motivo del acogimiento de personas con discapacidad

j) Las becas públicas, las becas concedidas por las entidades sin fines lucrativos

k) Las anualidades por alimentos percibidas de los padres en virtud de decisión judicial

(…)

n) Las prestaciones por desempleo reconocidas por la respectiva entidad gestora cuando se perciban en la modalidad de pago único

(…)

y) La prestación de la Seguridad Social del Ingreso Mínimo Vital, las prestaciones económicas establecidas por las Comunidades Autónomas en concepto de renta mínima de inserción para garantizar recursos económicos de subsistencia a las personas que carezcan de ellos

(…)”