Existen diversos beneficios fiscales que pueden aprovechar de cara a reducir su tributación. La inversión en empresas de nueva creación es uno de los motivos que permite la aplicación de estos beneficios. La normativa española, y con el objetivo de promover la inversión y el emprendimiento, estableció una serie de incentivos y deducciones aplicables a ese concepto.

¿Qué es una empresa de nueva creación?

Una empresa de nueva creación es una organización empresarial que ha iniciado su operativa y que por su volumen de negocio no permite la comparación anual. Esto no implica que el volumen de negocio afecte a la consideración de este tipo de empresas. Esta tipología de empresa es considerada de riesgo, dado que, como se ha comentado no existe un histórico comparable con el cual medir el éxito de esta. 

Para ser considerada empresa de nueva creación, no basta con lo comentado anteriormente, sino que se deben cumplir una serie de requisitos.

I) Que la entidad se haya constituido a partir del 1 de enero de 2015

II) Que la entidad esté desarrollando una actividad económica.

III) Que no se haya llevado a cabo la misma actividad anteriormente, así como tampoco la hayan llevado a cabo partes vinculadas.

IV) Que la entidad no forme parte de un grupo de sociedades

¿Qué deducción puedo aplicar por inversión en empresa de nueva creación?

Es el Artículo 68.1.1º de la Ley del IRPF, establece que los contribuyentes podrán deducirse el 30% de la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva creación.

¿Quién puede beneficiarse de este incentivo fiscal?

Los contribuyentes del IRPF, que cumplan con las condiciones detalladas a continuación:

  • Que la adquisición de las acciones o participaciones se haya llevado a cabo en el momento de la constitución o en una ampliación de capital dentro de los 3 años siguientes a la constitución
  • Que el inversor no tenga más del 40% del capital social.
  • Que el inversor obtenga el certificado de acciones o participaciones de la sociedad.

¿Cuándo puedo aplicar esta deducción?

La deducción será de aplicación cuando se cumplan diversos requisitos de manera simultánea.

En primer lugar, la entidad de la que se estén adquiriendo acciones o participaciones sea una Sociedad Anónima. Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Anónima Laboral o Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral. No serán de aplicación cuando esté admitida en negociación en un mercado organizado.

En segundo lugar, es imprescindible que se esté ejerciendo una actividad económica que cuente con medios personales y materiales.

En tercer lugar, El importe de fondos propios no puede ser superior a 400.000 euros en el inicio del ejercicio en el cual se adquieran las acciones o participaciones

En cuarto lugar, y según lo establecido en el artículo del Código de Comercio, no se podrá aplicar cuando esta forme parte de un grupo de sociedades, dado que en ese caso no tendrá consideración de empresa de nueva creación.

¿Cómo debo proceder para obtener la deducción?

Para poder obtener la deducción por llevar a cabo inversiones en empresas de nueva creación deben tenerse en cuenta dos pasos. El primero es la obtención de la certificación de la compra de acciones en la que se reflejará el cumplimiento de los requisitos para poder obtener la deducción. Además, la entidad debe presentar el modelo 165, modelo en el cual se informa de los socios a los que se les ha emitido el certificado mencionado anteriormente.