QUÉ DOCUMENTOS PRESENTAR EN LA DECLARACIÓN DE LA RENTA

Es muy importante tener la siguiente documentación para comprobar que todo se presenta correctamente, y también guardarla para poder aportarla en caso de inspección.

Como punto de partida, necesitarás aportar una información básica:

  • DNI original: Si vas a hacer la declaración conjunta también necesitarás una fotocopia del DNI del resto de personas que figuren en la declaración de la renta. Esto incluye al cónyuge y a los hijos si son mayores de edad y trabajan.
  • Autorización firmada por el resto de declarantes y su fotocopia del DNI. Aquí puedes descargar estas autorizaciones.
  • El número IBAN de tu cuenta bancaria. Es necesario tanto si la declaración te sale a devolver como a ingresar.
  • La referencia catastral de tu vivienda. Esto se aplica tanto si la vivienda es en propiedad como si vives de alquiler. Hacienda necesita la referencia catastral para identificar tu residencia fiscal y cualquier otra vivienda que sea de tu propiedad

DOCUMENTOS PARA HACER LA DECLARACIÓN DE IRPF SEGÚN EL TIPO DE RENTA PERCIBIDA
Además de los datos identificativos, los documentos que necesitas para presentar la declaración de la renta también incluyen aquellos relacionados tus ingresos y todo tipo de rentas.

La documentación que necesitas para hacer el IRPF varía dependiendo del tipo de trabajo que realices, de los ingresos adicionales que tengas y de si has invertido o no parte de tus ahorros.

Rendimientos de trabajo
Si eres asalariado tendrás que aportar los datos sobre tu salario. En concreto, deberás aportar un certificado emitido por el pagador con tus retribuciones.

En caso de que te hayan despedido, tendrás que aportar también un certificado con la fecha del despido y el importe de la indemnización, ya que sólo está exenta en el IRPF hasta ciertos límites.

Rendimientos de actividades económicas
Si eres autónomo o compaginas el trabajo con una actividad económica, al hacer la declaración de la renta tendrás que aportar la documentación sobre el negocio.

Como autónomo, lo que haces en la renta es un balance de tu actividad, restando a tus ingresos los gastos deducibles en el IRPF. Estos incluyen desde el consumo energético, móvil, internet, nóminas o tu propia cuota de autónomo.

Rendimientos de capital inmobiliario
Aquí es donde hay que incluir el alquiler que cobras si tienes un piso arrendado. Hacienda te va a pedir que identifiques los pisos con la referencia catastral y también que aportes datos de los ingresos que has tenido, así como los gastos deducibles.

Rendimientos de capital mobiliario
Esta documentación de la renta se refiere a parte de tus inversiones. En concreto al rendimiento de depósitos, letras del tesoro o determinados seguros de ahorro y de vida. La documentación que puedes necesitar al respecto son los certificados del banco y, en caso de inspección, los contratos.

Entre los rendimientos de capital mobiliario se incluyen también el arrendamiento de bienes muebles (todo lo que no sean inmuebles), negocios o minas, así como la cesión de capitales a terceros, es decir, los préstamos que hayas podido hacer. En estos casos la documentación de rendimientos de capital mobiliario para hacer la renta incluirá los contratos de arrendamiento y de los préstamos firmados.

Ganancias y pérdidas patrimoniales
Aquí es donde se computa el grueso de tus inversiones. Acciones, fondos de inversión, ETFs, fondos indexados… Todos se integran dentro de las ganancias y pérdidas patrimoniales. Los papeles que necesitarás al hacer la renta son el resumen de las operaciones que hayas realizado con las fechas de compra y venta y los precios a las que se hicieron. Tu bróker es quien te podrá proveer de esa documentación para el IRPF.

La venta de la casa también se integra en este apartado. Su fiscalidad es algo más compleja y también la documentación que debes aportar y guardar. En concreto, necesitarás el contrato de compraventa, las escrituras y los recibos de las mejoras que hayas realizado en la casa y que quieras sumar al precio de adquisición inicial de la vivienda a efectos de calcular tu ganancia o pérdida patrimonial.

Por último, los premios de la lotería y otros juegos de azar también se integran aquí siempre que superen los 20.000 €. Al incluirlos Hacienda puede necesitar el justificante de cobro. Lo mismo ocurre con los premios de concursos e incluso con las cestas de navidad del supermercado, por poner dos ejemplos. En este caso no se aplicará el límite de 20.000 €.

DOCUMENTOS PARA JUSTIFICAR TUS DEDUCCIONS
¿Qué más necesitas para hacer la declaración? La documentación relativa a todos los gastos deducibles que puedes incluir en la renta. Estos son los papeles más importantes que debes tener a mano.

  • Hipoteca: No es necesario que aportes el contrato de la hipoteca, pero sí el extracto con información fiscal que te envía el banco al respecto. Además, también deberías llevar la factura con la prima de los seguros vinculados para incluirlos como gasto deducible. Y es que los datos fiscales de Hacienda detectan el pago de la hipoteca, pero no de los seguros.
  • Alquiler de vivienda: Puedes aportar el contrato de alquiler y, de hecho, es un documento que deberás conservar después de hacer la renta. Sin embargo, al hacer la renta bastará con que tengas a mano las cantidades pagadas, el DNI del arrendador y la referencia catastral de la vivienda.
  • Donativos: Los donativos también desgravan en la renta. Hacienda te pedirá los justificantes de los ingresos realizados a las ONG, tanto si es como socio como si se trata de aportaciones esporádicas. Si vas a aprovechar el 35 % de deducción por haber donado durante más de un año, deberás guardar también los donativos de ejercicios anteriores.
  • Otras deducciones y desgravaciones: Al igual que en estos casos, si desgravas por aportaciones a empresas de nueva creación, por aportaciones a planes de pensiones, por la cuota de un colegio profesional o vas a beneficiarte de alguna ventaja fiscal por incapacidad o familia numerosa, debes contar con documentación que lo acredite.